¿ Que es un ICE e ITE ?

Es un informe técnico sobre el estado de conservación de un edificio.

Es importante conocer el estado de conservación y el correcto funcionamiento de nuestro edificio, ya que detectar y reparar posibles defectos a tiempo, puede evitar daños mayores.

Para ello el hacer una revisión periódica por parte de un técnico, cuando nuestro edificio tiene ya cierto tiempo o antes de realizar obras de mejora nos ayuda a prioriza y optimizar las posibles obras.

¿Qué significa ICE e ITE?

El significado de estas siglas I.C.E. es Informe de Conservación del Edificio, y en la última ampliación de junio de 2011 se le ha incorporado los aspectos energéticos.
El significado de estas siglas I.T.E. es Inspección Técnica de Edificios.
A efectos del informe técnico a realizar se trata del mismo la única diferencia es la finalidad, en el primero es cuando se va a realizar una reforma y se van a solicitar ayudas y en el segundo para conocer el estado de conservación.

¿En que consiste un ICE e ITE?

Es un informe técnico sobre el estado de conservación de un edificio, en el que se recoge información relativa al estado de conservación del edificio en sus elementos comunes así como del comportamiento energético de su envolvente térmica (cubiertas y fachadas). La inspección permite constatar posibles lesiones o deterioros de la edificación al tiempo que analiza la demanda energética del mismo con el fin de establecer unos criterios para priorizar las intervenciones de rehabilitación posteriores.

¿Cuándo es necesario el informe técnico de nuestro edificio?

La administración obliga a los propietarios de edificios de vivienda a realiza un informe técnico:
1.- Como primer paso para la solicitud ayudas a la rehabilitación de elementos comunes de edificios destinados a uso residencial:
2.- Edificios una antigüedad superior a 50 años. Y con una periodicidad de 5 años es obligatorio realiza un informe ITE Inspección Técnica de Edificios
No obstante siempre es conveniente saber como se encuentra nuestro edificio, ya que detectar y reparar posibles defectos a tiempo, puede evitar daños mayores.